Allá vamos rastrillo solidario ¡S.O.S!

De nuevo han vuelto a pasar muchos meses sin actualizar mi blog, qué desastre. Y de veras que siento no perder el tiempo. Aún la gente se extraña cuando les digo que nunca he visto Juego de Tronos y creo que se debe a una mala gestión de mi agenda.

No voy a entrar a hablar de mi mala organización y sí a resumir todo lo que me ha pasado desde la última vez que abrí el panel de Lluvia en el Sáhara para escribir mi última entrada en agosto: por fin he pisado África, concretamente Senegal.
Hace poco más de un mes que regresé después de recorrer de oeste a este (literalmente) el país canoa con una mochila. La experiencia no puede haber sido más gratificante, intensa, maravillosa. Aunque realmente no encuentro los adjetivos para describir lo que siento después de haber estado dos semanas inmersa en la teranga. Creo que sería hasta injusto usar solo una hilera de adjetivos porque nunca serían suficientes.

Pero un mes después no es el momento idóneo para hablar de mi experiencia, ya que no es eso de lo que vengo a escribir aquí. Hoy el tema que os quiero contar es un rastrillo solidario cuyos fondos se van a destinar a un pueblo, y cómo ejecutarlo es lo que me preocupa.

Experiencia en Senegal, inolvidable
¿Cómo surge la idea? En Bondocoundi, una pequeña aldea de País Bassari. Bondocoundi es el fiel reflejo de la pobreza africana. Allí llegué por casualidad y me acogieron con todo lo que tenían, que materialmente no era demasiado pero sus gentes, esa hospitalidad que nunca antes había vivido. Me pregunto cómo devolverles lo que tanto recibí en tan pocos días.
Hay que estar allí para saber de lo que hablo. Ningún día me faltó comida, ni un lugar donde dormir. Ningún día faltó una sonrisa ni un abrazo. ¿Sabéis de lo que hablo? Se llama vivir en comunidad, buscar un objetivo común, trabajar por el bien de todos. Es fantástico, os lo aseguro.
¿Qué necesito? Vuestra ayuda, porque nunca he hecho esto y estoy totalmente perdida. Y a pesar de que siempre me he posicionado con los que piensan de que hay más gente buena que menos buena, todavía me sorprende la cantidad de personas que se están ofreciendo a ayudar y eso me emociona. Puede que ellos nunca lleguen a leer esto, pero gracias, de corazón 

A lo que voy con todo este despilfarro de sentimentalismo (cosa que no me importa en absoluto si de algún modo os toca la fibra), es que además de conocer un poquito qué pasa y qué se siente, que hagáis algo. Tenéis a vuestra disposición un rastrillo solidario, cientos de ONG’s, podéis viajar a África (ellos estarán encantados de recibiros), entregaros que la vida está para eso.
Y ya de paso: PARTICIPAD EN EL RASTRILLO SOLIDARIO 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s