Las injusticias del mundo VS las del corazón

La pobreza está creada por el  hombreEsta noche me duele el pecho. No puedo corresponder a alguien increíble y os prometo que me encantaría. Cada cosa que descubro de esa persona es realmente fascinante y aun cuando se entrega por completo no siento la conexión y no puedo aceptarlo.

Qué injusto es el mundo, y duele. Todo esto me ha llevado a pensar en lo imposible que es mantener la balanza en equilibrio. ¿De verdad las injusticias son tan inevitables? En mi caso no puedo luchar contra los sentimientos, pero ¿son sentimientos los que separan la línea de que algo sea justo a que deje de serlo?

Vivimos en un mundo lleno de amor, esperanza, felicidad y redención. Pero también repleto de dolor, pena y desesperación. Pregúntate a ti mismo ¿qué es realmente una injusticia? ¿Presencio alguna a diario? Seguramente te sorprenderá lo rápido que tu análisis te lleva a una respuesta afirmativa.

Nuestro planeta está lleno de acciones injustas que se cometen día tras día, muchas de ellas por desconocimiento, porque nos faltan agallas para posicionarnos de un lado o simplemente no nos sentimos con la fuerza suficiente para iniciar el cambio. A pesar de que alabamos nuestros avances y movimientos seguimos permitiendo que miles de injusticias se lleven a cabo como estas:

  1. Pobreza
    No hablo solo de la gente que ves tirada por las calles y en televisión. La crisis ha dejado al descubierto otro tipo de pobreza: las familias que no llegan a final de mes. Suenta tópico, pero yo tengo amigos a los que les sucede.  Imagina que no te salgan las cuentas para comprar comida a tu hijo, pagar el alquiler y, en definitiva, vivir.  ¿Difícil eh? Los padres de más de 2 millones de niños en España no lo tienen que imaginar porque lo viven a diario.
  2. Hambre
    En el mundo hay muchísima gente que tiene hambre y esto no es ninguna novedad, cierto. Pero enfócalo de este modo, probablemente a pocos metros de ti, aunque sea a través de tabiques, en la calle, alguien esta hambriento. En los peores casos ya sabes que están los que no tienen acceso a agua potable, una nutrición adecuada, medicina y cuidados que están dentro de las necesidades básicas. Lo has escuchado tantas veces que no provoca reacción alguna en ti esta información. Pero escucha: haber nacido en otro lugar es para muchos un castigo. Si lo sabes también como yo, ¿por qué no te posicionas?
  3. Desigualdad de género
    ¿Sabías que las mujeres en la India son violadas como un instrumento de justicia? . En Arabia Saudí no pueden conducir, ni columpiarse, ni tener trabajos remunerados. En China, a pesar de que la política del hijo único se ha relajado siguen habiendo restricciones y se tiene preferencias por los varones. ¿Más?
  4. Ancianos
    Ser mayor tiene una connotación negativa. En muchos lugares son ignorados y estereotipados como incompetentes. Y no tenemos que ir muy lejos, en nuestro país ocurre. Nuestros mayores son nuestros verdaderos maestros y un día fueron los que lideraron el cambio. Hay que escucharlos y, sobre todo, cuidarlos porque no dentro de un futuro muy lejano seremos como ellos.
  5. Racismo y Xenofobia
    Constantemente escuchamos el tipo de comentario “esto está lleno de moros” o “aquí vienen muchos panchitos” con cierto desprecio. Nos proclamamos abiertos a todo tipo de culturas pero en cuando nos relajamos soltamos comentarios de lo más variopintos dando a conocer nuestro lado más racioxenófobo. Si de verdad nos presentamos como algo, ¿por qué nos proponemos convertirnos en ello?
  6. Tráfico de mujeres
    27 millones de personas en el mundo están sometidas a la esclavitud. Eso supone siete veces la población de la India. Una chica joven que tendría que estar preocupada por el disco de One Direction está pensando en la próxima vez que ese hombre volverá a tocarla. Su inocencia le ha sido arrancada de un plumazo y siente que ya no tiene valor. Muchas deciden suicidarse y otras eligen vidas truncadas cuando por fin su calvario termina, si es que algún día lo hace. Cerca de donde yo vivo hay decenas de prostitutas que han sido engañadas con x argumentos para cambiar de país y están atrapadas sin más asilo que un grupo de personas que las explotan sexualmente. Eso también es esclavitud.

Y esta es la reflexión en la que ha desembocado toda esta sangría de sentimientos de pena por un cariño muy especial que no puede ir a más. No podré luchar contra determinados sentimientos pero puedo convertirlos en algo realmente bueno. ¿Lograré posicionarme, armarme de valor y coger fuerzas para iniciar el cambio? Ojalá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s