Ser pobre con empleo, así está España

Bienvenidos a España, un país donde hace unos años éramos la envidia de nuestros vecinos europeos y ahora el ejemplo que hay que evitar seguir. Algunos miraban con recelo mientras otros nos advertían : vivís por encima de vuestras posibilidades. Pero,  vivís, ¿quiénes? Porque algunas de las familias que yo conozco sacaron sus préstamos e hipotecas para hacerlo dignamente en sus casas y la vida que ahora tienen, junto a las  noticias que les sacuden a diario, es ver como se sumen en la pobreza.

Pero eso no es lo peor. Hasta hace poco el martirio era mantener el empleo o encontrarlo, o ambas cosas a la vez. Ahora también se es pobre con empleo. Se llama pobreza laboral y se trata de partirte el culo trabajando para no llegar a final de mes y tener que recurrir a albergues y comedores.

Así que este es el panorama: en una página del periódico esta noticia: “Tienes empleo y eres pobre” ; en la otra los casos de corrupción no cesan y día tras día no dejan de sorprendernos caras nuevas e inesperadas (si acaso ya lo son).

El rico se hace más rico (tópico) y desde sus despachos, chalets y yates, ven relajados como las crifras de sus rentas se engrosan sin mover un dedo y sin aportar un mísero beneficio social. Pero tranquilos, están a salvo del yugo de este gobierno que tiene mano dura para todo hijo de panadero menos para los que más guardan en las arcas que, casualmente, son ellos mismos. Si uno de cada cuatro niños viviendo bajo el umbral de la pobreza porque sus padres no tienen empleo o, simplemente, no llegan a final de mes con la infame ayuda que el gobierno da a estas familias, no es motivo suficiente para que el gobierno gaste su sudor en cambiar esta realidad, poca humanidad y política con fines sociales  le queda a este grupo de energúmenos por hacer en el resto de sus días.

Que tengamos que ser testigos de cómo un país entero acate órdenes de la canciller alemana para que esta señora recupere su dinero pronto sin que le importe un bledo que millones de personas estén en sus casas desesperadas a diario, algo muy mal se estará haciendo para que la opinión de estas millones de personas no se tenga en cuenta.

Que casi el 80% de mujeres que acuden a pedir ayuda a organizaciones sin ánimo de lucro estén sin empleo en un país que se suponía en desarrollo y en el que la mujer comenzaba a tener los mismo derechos que el hombre, o se ha retrocedido o ningún avance es este ámbito tuvo lugar.

Se están implementando medidas que  fomentan la vulnerabilidad, la discriminación, la xenofobia, el racismo y, sobre todo, la pobreza.

Mujeres, jóvenes e inmigrantes son los más afectados por esta pobreza que se extiende como una lacra y que se va a cronificar si los políticos no actúan pronto.

Imagino que estarán muy ocupados rehaciendo la querella contra El País o escribiendo el discurso de perdón por colocar a un acosador como alcalde.

Una vergüenza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s