Emigrar a Europa parece un error para los africanos

La inmigración del norte de África a Europa no es una cuestión reciente pero sí cada vez más preocupante sobre todo desde que comenzó la Primaver Árabe. Tan solo en España, en 2011, mientras los mismos españoles “huyeron” al extranjero en busca de mejores oportunidades laborales (y todavía este año siguen haciéndolo), informó la Secretaría de Estado de Inmigración un aumento en más del 50% en la llegada de inmigrantes por vía marítima.

Pero al mismo tiempo que nuestro ministro de Exteriores, García Margallo, anuncia que España ya ha destinado 100 millones de euros a los países afectados por las revueltas para incentivar las industrias y la transición de los gobiernos, y que espera llegar a los 300  que el anterior gobierno prometió aportar, los países de la Unión Europea se reúnen para debatir sobre el futuro de estas naciones donde todavía reina el conflicto y cuyos ciudadanos todavía se embarcan en peligrosas travesías por el oceáno para encontrar cielos seguros. Pero la realidad es que en muchos países europeos, como en España, se les cierra las puertas una vez que llegan a puerto, si acaso lo consiguen.

Europa puede que sea para los inmigrantes que vivien en el norte de África la última opción. Primero están los campos de refugiados, uno de ellos es Choucha, en Libia, donde llegan  personas de Somalia, Etopía o Sudán. Los locales son violentos y los refugiados tienen que soportar insultos y amenazas xenófobas y vivir con una inseguridad permanente lo que les empuja de nuevo a escapar. Los refugiados miran ahora a Europa como única esperanza y saben que la mayoría de sus países no están interesados en darles alojamiento, se lo han contado otros  como ellos que llegaron antes al continente.

Pero aún así arriesgan sus vidas en pequeños botes y navegan hasta alzancar tierras europeas, algunos quedándose en Malta donde son detenidos. El resto de países de la UE poco pueden hacer ante estas detenciones, porque según estipula el Reglamento “Dublín II”  el primer Estado Miembro a donde llega el inmigrante ilegal es el que se encarga de procesar la solicitud de asilo. Esto es una buena forma de justificar al resto de países para no meterse por en medio en la decisión acerca de qué se hace con los inmigrantes.

El resultado de estas políticas en la que se detiene a personas y/o se las devuelve a la miseria que países como España, Alemania y en general toda la comunidad internacional se interesa tanto en defender es mujeres, hombres y niños que mueren por el camino o llegan para encontrarse en una celda, o  países en los que se les trata como parásitos y se les niega la sanidad que debería ser “pública y universal”. Están muy bien esos 100 millones, señor Margallo, en el Banco Central de Inversiones,  pero ¿por qué no va de una vez el maldito banco con todos los fondos y le da la seguridad que estos campamentos de reufgiados necesita?, empezando por algún punto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s