Buenas noticias que nos recuerdan que seguimos en la lucha contra el hambre

Buenas noticias llegan hoy desde Mauritania en el blog de Gonzalo Fanjul con su artículo Mauritania está ganando la batalla contra la desnutrición infantil.

Que esto suceda es un hecho muy relevante teniendo en cuenta datos como que las mayores tasas de mortalidad por hambre se dan en el África Sub Sahariana donde 1 de cada 8 niños muere antes de los 5 años por este motivo.

Labores que hay que agradecer a importantes ONG’s y como también cita el artículo de Fanjul, a una gran ayuda económica del Fondo para el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (F-ODM).

Con la mejora de la lactancia materna (la mujer es la productora de comida primaria) y la inclusión de nutrientes en la dieta de esta gente se aumentan los nutrientes por lo que se consigue una mejor alimentación. Parece simple  al leerlo  pero se han tardado muchos años y trabajo para poder leer noticias tan positivas como esta y queda mucho camino por recorrer.

Seguramente ya habrás oido que nunca existió tanta comida como la que existe actualmente en todo el planeta, pero entonces, ¿por qué hay 925 millones de personas que cada día pasan hambre en el mundo?

578 milliones en Asia y el Pacífico
239 milliones en el África Sub Sahariana
53 milliones en América Latina y el Caribe
37 milliones en el Oriente Próximo y África del Norte

Es cierto que hay causas que no podemos controlar, como los desastres naturales como el terremoto de Haití en 2010. Sequías como la que arrasa el Sahel o tormentas que acaban con la agricultura y los recursos de todo un país. Pero qué hay de las guerras y los conflictos levantados durante décadas, esos que llevan a los gobiernos a invertir en armas en vez de infraestructuras agrícolas o en educación.  Y la sobrexplotación de los campos, erosión, deforestación indiscriminada y deforestación de los bosques.

Todo es una espiral que desemboca en la pobreza en la que finalmente se encuentran los campesinos que no tienen dinero para cultivar ni plantar semillas y poder producir sus propias cosechas. El resultado final es: hambre.

Afortunadamente, existe consciencia al respecto y la prueba la tenemos en hechos como los que suceden en Mauritania.

Es lento, vale, pero por lo menos están ocurriendo así que es motivo para celebrarlo, pero no olvidemos los datos y que todavía hay una horrible realidad contra la que hay que luchar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s